Siempre he tenido la duda de por qué tiramos puentes en vez de construirlos…

 

Anuncios

La Ruta del Silencio.

Tenía 21 años cuando descubrí que escribir me dejaba menos solo y supe que no era tan malo hablar con extraños.
hoy dichos extraños son quienes mejor me conocen y es bueno.
Hablo de ellos cuando en realidad sólo es ella.

Ella que desde entonces me toca el alma y me llena de vida.
Ella que me mira profundo cuando cierra los ojos.
Ella que me escucha tan exacto que termina por decifrarme.
Ella que no necesita que cuide mis pasos, porque si tropiezo, me coge en sus brazos.
Ella que me lleva un par de vidas de ventaja y que sin embargo, la sigo alcanzando.
Ella que ama bailar y yo que le amo con todos mis izquierdos.
Ella que es más allá de un sueño de amores críos, amores suaves, amores eternos e intocables.

Caduco.

Hace mucho aprendí que hay confesiones que duelen, que si no las haces en el momento, caducan, y los productos que ya no sirven se tiran.

Estaría bien no olvidar que así como los productos caducados, las confesiones fuera de tiempo, también enferman.

Luna

Me pone nervioso. Se hincha mi pecho. Mis manos sudan y mi sonrisa crece.
pienso en sus días y mis días. Su nombre me hace cosquillas.
Tiemblo. Ella aun no es olvido aunque ya sólo sea recuerdo.
Escribe y guardo silencio. Escribe y yo dejo de respirar.
Siempre tuvo un poder sobre mi que jamás comprendí, pero me dedique a disfrutar.
Estoy feliz de haberla conocido, de que vuelva y me reanime.
No la conozco y por ella me atrevo a inventarla entre letras sin mucho sentido.